La primera impresión importa, también con los instrumentos

Fuente: ZWP spezial 1+2 / 2014 / Oemus Media AG
Autores: Susan Oehler, Christin Bunn


Unos dispositivos e instrumentos sanitarios perfectamente cuidados y de alta calidad son la mejor tarjeta de presentación para una buena consulta odontológica. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, ya que su frecuente uso diario suele conllevar un desgaste igualmente elevado. Por esta razón, la mejor solución es realizar una inversión inteligente a la hora de comprar nuevos productos, decidiéndose por instrumentos fabricados con materiales resistentes y duraderos. Así es, por ejemplo, la serie Synea Vision de W&H.

Una sonrisa bonita derrocha simpatía y abre puertas desde el primer momento. Por eso no es de extrañar que los componentes estéticos utilizados en odontología cobren cada vez más importancia junto a los aspectos puramente sanitarios. Del mismo modo que la sonrisa marca la primera impresión de una persona, el ambiente de la sala de tratamiento y el equipo utilizado influyen en la percepción que el paciente recibe sobre su dentista. Si la consulta consigue dar la imagen de ser tecnológicamente avanzada, el paciente tenderá a valorar más la calidad del tratamiento. Así pues, unos dispositivos sanitarios bien cuidados, de diseño atractivo y de alta calidad, transmiten profesionalidad e inspiran confianza. Hacen las funciones de tarjeta de visita del odontólogo y reflejan su compromiso cualitativo y estético.

Para poder cumplir estos elevados requisitos, el equipo técnico necesita contar con una extraordinaria resistencia y una elaboración de alta calidad. Estos requisitos afectan especialmente a las piezas de mano y los contra-ángulos, ya que se encuentran en el campo de visión inmediato del paciente antes, durante y después del tratamiento. Con la serie Synea Vision, el fabricante de productos odontológicos W&H brinda una exclusiva gama de equipamiento de gran diseño, que además proporciona un uso fiable y ergonómico.

Synea Vision
Gracias a su exclusivo diseño ergonómico y a su perfil de agarre optimizado, los contra-ángulos de W&H se adaptan mejor a la mano.

Una gran potencia se une a un valor a largo plazo

Debido a las diferentes situaciones anatómicas que se pueden dar en la mandíbula de los pacientes, el odontólogo se enfrenta a diversas situaciones intraorales en cuanto a espacio. Según la posición de la zona de tratamiento, la edad y el estado de salud del paciente, puede que sea necesario realizar una preparación especialmente laboriosa. Por este motivo, las piezas de mano y los contra-ángulos de Synea Vision cuentan con dos tamaños de cabezal para garantizar el acceso sin restricciones a la zona de tratamiento en cualquier aplicación. El tamaño adaptado del cabezal mejora asimismo la fuerza de arrastre.

Gracias al perfil de agarre Synea, de diseño ergonómico y antideslizante, y a su eficaz diseño monobloque, los instrumentos se adaptan extraordinariamente bien a la mano. Además, los modelos WK-99 y WK-93 ofrecen un funcionamiento silencioso y sin vibraciones gracias a su innovadora tecnología de engranajes y cojinetes de rodamientos cerámicos. La fibra de vidrio compacta permite la correcta iluminación de la zona de tratamiento y garantiza así la visibilidad sin obstáculos. Para refrigerar la zona de tratamiento de forma eficaz, se aplica un spray quíntuple directamente en el contra-ángulo.

Además, el diseño del instrumento es muy robusto y resistente debido a que las piezas exteriores están elaboradas con acero fino. Estos nuevos modelos Synea Vision cuentan con un novedoso revestimiento resistente a los arañazos que los mantendrá como nuevos durante mucho más tiempo, alargando de esta manera su vida útil.

El secreto del revestimiento de protección resistente a arañazos

Mientras que el cuerpo de acero fino de los dispositivos les confiere estabilidad, su apariencia estética y cualitativa viene dada por su sellado especial de superficies. La gama Synea Vision, compuesta por la pieza de mano HK-43 y los contra-ángulos WK-99, WK-93, WK-56, WK-66 y WK-86, lleva un recubrimiento de cromo estándar rodeado de una capa de vidrio de dióxido de silicio. De esta forma los productos quedan totalmente protegidos, y sus propiedades físicas facilitan su limpieza. Así es como el revestimiento fabricado dentro de la competencia de producción interna de W&H permite, por ejemplo, la esterilización y la termodesinfección, puesto que los materiales procesados son especialmente resistentes a los cambios de temperatura. Las superficies no resultan dañadas a pesar de la exposición reiterada al calor y conservan su aspecto liso e higiénico. Además, se evitan los arañazos como principal signo de desgaste gracias a la elevada resistencia del revestimiento y, con ello, se prolonga la vida útil de las piezas de mano y los contra-ángulos. Incluso tras el uso frecuente, los productos se conservan intactos y como nuevos, reforzando la calidad profesional de la clínica gracias a una gama de dispositivos estéticos y bien cuidados.

Synea Reihe von W&H
Un revestimiento de superficies especialmente resistente a los arañazos no solo prolonga la vida útil de los instrumentos, sino que además facilita su limpieza.
Synea Vision Winkelstück
Los contra-ángulos Synea Vision, equipados con una innovadora tecnología de engranajes y sus rodamientos cerámicos, resultan especialmente silenciosos.