Consejo: así se convierte la sala de espera en una zona de confort

Es el eje de cualquier visita a la consulta, el vínculo entre la recepción y la sala de tratamiento: la sala de espera. Con un buen servicio, se asegura de que este espacio despierte buenas asociaciones en los pacientes, que le permita llegar y relajarse.

Una cosa está clara con el tiempo de espera: no debe ser demasiado largo para no molestar a los pacientes; tampoco debe ser demasiado corto, de forma que el paciente pueda sentarse al menos un momento y prepararse mentalmente para el tratamiento. Ya sea con asientos, una zona de descanso, un diseño atmosférico con música y ambientador o incluso con entretenimiento audiovisual: una sala de espera orientada al paciente se define no solo por el equipo, sino sobre todo por los servicios. Es fundamental el bienestar de los pacientes, aun cuando muchas veces dependa de las necesidades personales de cada uno. Por lo tanto, no pierda de vista no solo componentes visuales y de diseño, sino también el impacto global de los servicios de la sala de espera. Los detalles más insignificantes pueden marcar una gran diferencia.

Dr. S. Mart
Dr. S. Mart
¡Porque usted es el referente!
Dr. S. Mile
Dr. S. Mile
¡Porque siempre saca una sonrisa a sus pacientes!

La sala de espera, el lugar favorito

Sabe que hoy en día el paciente es mucho más que un simple cliente. Es un invitado que quiere que se le cuide y se le agasaje en todas las etapas de su visita a la consulta. Enfréntese a este desafío y convierta la zona de espera en un oasis de bienestar. Para ello puede incluir una máquina de café, una selección de infusiones y, por supuesto, agua. Para el agua es suficiente con pequeñas botellas, ya que los dispensadores voluminosos con bidones de 20 litros son más propensos al rechazo por la posible carga bacteriana. Debido al riesgo de lesiones, debe optarse por botellas de plástico en lugar de cristal. Si así se desea y encaja con la imagen corporativa de la consulta, varios proveedores ofrecen un diseño de etiqueta personalizado. Debe evitar ofrecer bebidas azucaradas como zumos o refrescos; así tanto el dentista como el especialista en profilaxis se asegurarán de que los dientes de los clientes estén limpios y no pegajosos antes de iniciarse el tratamiento.

Haga una buena selección del material de lectura

Cabe esperar que haya revistas y periódicos en cualquier sala de espera. Busque una presentación de calidad y adapte la selección de títulos a sus pacientes. No discutiremos si es necesario que sea siempre el «círculo de lectores»; muchas veces se recomienda comprar las revistas libremente. Además de ofrecer una amplia selección, puede determinar libremente los intervalos y variar las publicaciones de forma acorde. Si una revista está sucia, arrugada, pintada y ya no es legible, deséchela. Ningún paciente quiere tener una revista desgastada en las manos. Huelga decir que los números deben ser actuales y no estar anticuados. La disponibilidad de periódicos potencia especialmente la orientación al cliente. Suscríbase a un par de ellos y permita a sus pacientes mantenerse informados.

¿Qué tal ofrecer además un servicio de gafas de lectura? Es una buena opción de servicio complementario que no todos los colegas ofrecen. Las gafas de lectura son hoy más económicas que nunca. Consiga una selección en diferentes colores y ofrézcalas a petición. El paciente se lo agradecerá.

Por supuesto, no puede faltar la exposición de material informativo de la consulta. ‘Más vale calidad que cantidad’ es la receta mágica: preste atención a una presentación atractiva, pero discreta.

El Wi-Fi gratis demuestra modernidad y una filosofía de servicio

Se da por hecho que en la mayoría de lugares públicos se ofrece Wi-Fi gratuito. ¿Por qué no también en su zona de espera? Es fácil configurar un acceso para invitados separado y ofrecer así a los pacientes un valor añadido en el ámbito digital.

¿Ha pensado también en los niños? Si lo primero que le viene a la cabeza son sillas de plástico y una piscina de bolas, puede respirar tranquilo: en la zona para niños hay muchas posibilidades más allá de lo convencional. Si su consulta está especializada en odontología pediátrica, tiene sentido hacer que toda la sala de espera sea apta para niños, por ejemplo, creando un mundo de aventura y descubrimiento sobre la salud dental, como si de un museo se tratara. Preste atención a separar los diferentes grupos de edad dentro de la habitación. El bebé con sus padres espera en un lugar distinto que el joven que solo quiere escuchar música o estudiar para un examen. Los dispositivos digitales como consolas Playstation o Nintendo son bien recibidos por diferentes grupos de edad.

Zona de espera exterior para quienes buscan el aire fresco

Si los espacios de su consulta lo permiten, una zona de espera al aire libre puede ser un servicio excelente para los pacientes. Un patio interior, una terraza o un jardín verde serían ideales. La zona de espera al aire libre solo debe ofrecerse durante los meses cálidos. Equípela con todas las comodidades de la sala de espera habitual y piense en protegerla adecuadamente del sol. Dependiendo de la distribución y la ubicación del personal, se puede recoger a los pacientes personalmente en la sala de espera o bien llamarlos mediante un sistema de buscapersonas. Los buscapersonas son habituales en la restauración de sistema. Consisten en un pequeño elemento que se programa de forma individual y emite una señal (normalmente una vibración) cuando llega el turno del paciente a quien se ha entregado. El objetivo es que el paciente esté cómodo y relajado y que se sienta muy bien cuidado.

Servicios más allá de la sala de espera

Especialmente para los servicios digitales, como la música o el entretenimiento audiovisual, debe considerarse la posibilidad de que tengan continuación en la sala de tratamiento. Por ejemplo, el paciente podría traer su propia música y escucharla durante el tratamiento mediante el iPod de la consulta. Para intervenciones complejas y también para el tratamiento de pacientes con ansiedad, se ha demostrado que las gafas de vídeo hacen el tratamiento entretenido y agradable. Es mejor presentar la selección de películas en la sala de espera.

Correcta comunicación de los servicios

El mejor servicio no sirve para nada si los pacientes no lo conocen. Presente sus servicios en la página web de la consulta y diferénciese de la competencia. Se recomienda también colocar expositores de servicios en la recepción y en la sala de espera. Puede utilizar, por ejemplo, iconos descriptivos y un texto breve para permitir identificar rápidamente el valor añadido.

Si quiere ofrecer Wi-Fi a sus pacientes, abra la red por completo o proporcione al menos los datos de acceso de forma bien visible en la sala de espera. Así los pacientes no necesitan preguntar constantemente y el personal no tiene que estar repitiendo la misma información a cada rato.

Utilice trucos simples para conseguir una satisfacción máxima, porque un paciente satisfecho vuelve y es la mejor herramienta de marketing para su consulta dental.