Con la iniciativa Spürnasenecke de W&H, la electrónica y la informática son divertidas

Experimentieren mit dem neuen Elektronikbaukasten
Experimentando con la nueva caja de construcción electrónica

Los niños descubren el mundo de alta tecnología jugando

LEDs que se iluminan, una hélice giratoria y hasta un robot con control remoto: en el Spürnasenecke de W&H hay mucho por descubrir. Con nuevos experimentos de electrónica e informática, el popular laboratorio de investigación para niños de educación infantil permite adentrarse en el fascinante mundo de la tecnología. Con una nueva caja de construcción electrónica, los experimentos se centran en elementos básicos de electrónica, como circuitos, interruptores y conductores. Además, con el nuevo robot, los niños tendrán que elaborar las instrucciones de control y dar así sus primeros pasos en programación.

“Con los nuevos experimentos, los pequeños investigadores podrán probar por sí mismos tareas fascinantes y comprender fácilmente procedimientos técnicos. Como patrocinador oficial, queremos que Spürnasenecke esté especialmente enfocado en la tecnología, ya que creemos firmemente que cuanto antes se desarrolle el entusiasmo por ésta, más fácil será encontrar el camino en nuestra sociedad tecnológica" señala la Lda. Daniela Malata, vicepresidenta de recursos humanos de W&H. La Asociación Industrial (IV-Salzburg) y la Cámara de Comercio (WKS) de Salzburgo respaldan la iniciativa y la ampliación de la oferta por el estado federado de Salzburgo.

Emma Unger pulsa el botón de inicio y el robot ejecuta los movimientos programados. En la imagen, de izq. a dcha.: Viola Malata y las hermanas Emma, Matilda y Aurelia Unger.
El robot ejecuta los movimientos programados.
Emma Unger kurbelt am Handgenerator, um selbst Strom für die LED zu erzeugen.
Generador de mano para producir energía para los LEDs.

En el Spürnasenecke, el popular laboratorio de investigación para niños en edad de infantil, los pequeños investigadores emprenden auténticos viajes de descubrimiento junto con pedagogos muy cualificados. A través de juegos, exploran el mundo de la naturaleza y de la tecnología. Para ello, cuentan con diferentes instrumentos de investigación y experimentos. Ahora, la serie de experimentos se ha ampliado con nuevas tareas en electrónica e informática. De esta forma, el Spürnasenecke se centra más en el campo tecnológico. «En los nuevos experimentos, hemos dado prioridad a buscar formas de montaje para los ensayos que fueran adecuadas para niños de estas edades. El objetivo es alimentar el espíritu de investigación innato en ellos, acercarles los principios tecnológicos y conseguir que se diviertan», explica la Lda. Bernadette Unger, pedagoga de educación infantil y una de las creadoras del Spürnasenecke.

Primeros pasos en electrónica


Conseguir hacer volar una hélice o generar electricidad para un LED son algunos de los experimentos de la nueva caja de construcción electrónica. Un sencillo sistema de botones asegura que incluso los niños puedan configurarlo de forma segura. Con las indicaciones de nuestros expertos, los niños pueden construir circuitos eléctricos, montar diferentes interruptores y añadir conductores. También les mostramos el funcionamiento de una conexión en serie. Además de electrónica, también se presentan efectos físicos, por ejemplo, tendrán que conseguir hacer volar una hélice, con la que descubrirán cómo funcionan las corrientes de aire.

Emma Unger, programando el robot. En la imagen, de izq. a dcha.: Viola Malata y las hermanas Emma y Matilda Unger.
Programando el robot.
Die kleine Spürnase Matilda Unger tüftelt eifrig am Elektronikbaukasten und bringt die LED zum Leuchten.
La caja de construcción electrónica

El robot promueve el pensamiento lógico y abstracto

Otra de las estrellas del Spürnasenecke es un nuevo robot con el que los niños podrán iniciarse en el mundo de la informática. A través de juegos y de forma sencilla, los pequeños expertos en informática pueden programar el robot con diferentes instrucciones de control. Al pulsar el botón de inicio, el robot se pone en movimiento y ejecuta todas las instrucciones de forma independiente, igual que sucede con los programas informáticos reales. Esto requiere que los niños prevean las situaciones y piensen de manera abstracta, para que posteriormente el robot ejecute las ordenes, lo que supone un gran desafío para ellos. «El nuevo experimento inicia a los niños en el pensamiento informático. Jugando, aprenden diferentes estrategias de solución de problemas y adquieren fundamentos de pensamiento lógico y orientado a procesos, que tan importante es en nuestro mundo altamente tecnológico», apunta la Lda. Bernadette Unger.

Lda. Daniela Malata (vicepresidenta de recursos humanos de W&H) y la Lda. Bernadette Unger (una de las creadoras del Spürnasenecke y pedagoga de educación infantil)
Lda. Daniela Malata (Vicepresidenta de recursos humanos de W&H) Lda. Bernadette Unger (Pedagoga de educación infantil y creadora del Spürnasenecke)

El Spürnasenecke se centra sobre todo en electrónica e informática, para que los niños adquieran conocimientos técnicos de forma fácil y divertida.

«En el Spürnasenecke, los niños pueden experimentar a sus anchas, para descubrir por ellos mismos su pasión y su talento en tecnología. Con los nuevos experimentos, nuestro objetivo es incentivar desde una edad muy temprana a la nueva generación de expertos en tecnología», concluye la Lda. Daniela Malata.