La eficacia de las sierras quirúrgicas

Entrevista con el catedrático Emanuel Adrian Bratu sobre los nuevos insertos piezoquirúrgicos de W&H

Catedrático Dr. Emanuel Bratu

„La eficacia de las sierras es realmente impresionante“

El Dr. Emanuel Bratu, catedrático con doble doctorado, es cirujano oral, cirujano maxilar y protésico y dirige los departamentos de implantología de dos universidades en Rumanía. Además, es el propietario de una reputada clínica privada en Timisoara y también se le considera una autoridad internacional en el campo de la investigación. En la entrevista, el Dr. Bratu explica las razones por las que el equipo piezoquirúrgico Piezomed de W&H y, en particular, sus dos sierras patentadas, se han convertido en elementos imprescindibles en las intervenciones óseas que se llevan a cabo en el campo de la odontología.

Dr. Bratu, ¿cuál es su experiencia con las nuevas sierras B6/B7 concebidas para el equipo Piezomed de W&H?

Bratu: Estas sierras se perciben de un modo totalmente distinto a los insertos piezoquirúrgicos de los que se disponía hasta ahora. Su eficacia es realmente impresionante. Enseguida constatamos que las Piezomed B6/B7 funcionan de forma mucho más rápida que otras sierras. Asimismo, su conducción por el hueso también resulta más sencilla, sobre todo en el caso de capas óseas gruesas. Según W&H, esto se debe al alto nivel de prestaciones de la unidad de control, que se combina con el dentado extremadamente fino de las sierras y un diámetro reducido de las hojas de tan solo 0,25 mm.

A pesar de ello, ¿no son los insertos rotativos o las microsierras esencialmente más eficaces?

Bratu: La mayor parte de los odontólogos y los cirujanos orales tienen mucha más experiencia con insertos rotativos. No obstante, los insertos piezoquirúrgicos destacan porque su micro-oscilación especial es más precisa y controlada que la de los rotativos. Además, en los últimos tiempos han demostrado ser como mínimo tan eficaces como los rotativos. Al menos, el equipo Piezomed así lo ha confirmado. A esto hay que añadir que la pérdida ósea es notablemente más reducida que en el caso de las sierras o las fresas rotativas. Y también es importante destacar que ahora se dispone de una visión global más clara: el líquido de refrigeración se pone en movimiento por la acción de las oscilaciones ultracortas de los insertos, lo que provoca una microcoagulación en el campo de trabajo y, en consecuencia, reduce el sangrado. En el equipo Piezomed, existe además una intensa iluminación que se consigue gracias al anillo LED cuádruple.

¿Para qué indicaciones utiliza las sierras?

Bratu: Utilizamos los insertos de forma rutinaria para la extracción de injertos óseos y la ranuración de las crestas alveolares. También utilizamos las Piezomed B6/B7 para practicar osteotomías en dientes retenidos y no retiramos implantes que pueden conservarse. Todas estas son indicaciones que requieren cortes profundos y limpios.

dentadura restante
Un paciente de 40 años con una dentadura restante desastrosa desea someterse a un tratamiento mediante implantes. Como es fumador, en el maxilar superior no se planea una elevación del seno con prótesis dental fija, sino una prótesis mediante puente sobre cuatro implantes anteriores.
Piezomed B6
La cresta alveolar se ranura en ambos lados mediante piezocirugía (inserto: Piezomed B6). La implantación se realiza en la misma intervención y el hueso que rodea el implante se estructura además con una regeneración ósea guiada (GBR).
Implantes
Los cuatro implantes se encuentran in situ tal como estaba planeado. Los molares distales del maxilar superior sirven además para fijar la prótesis con base reconstruida, que se monta un mes después de la implantación.

¿Cabe esperar que se produzca un sobrecalentamiento óseo en el caso de las preparaciones profundas?

Bratu: Sí, no hay que infravalorar este problema. En otros sistemas, el líquido refrigerante sale por la pieza de mano o por el inserto, pero este queda relativamente lejos del área de trabajo. Si el usuario no tiene la experiencia suficiente, puede producirse un sobrecalentamiento, sobre todo en cortes profundos. Sin embargo, en el equipo Piezomed, el líquido refrigerante se conduce por un punto cercano a la punta del inserto. Según mi experiencia, esto aumenta la seguridad y consigue mejores resultados.

¿Podría describirnos brevemente cómo procede, por ejemplo, a la hora de mover injertos óseos destinados a trasplantes?

Bratu: Preferimos realizar las osteotomías en la línea oblicua externa de la cara posterior del maxilar inferior, y no en la región situada entre los orificios. Tras realizar una incisión en los tejidos blandos, utilizamos las nuevas sierras para definir el contorno de la osteotomía. De este modo, conseguimos una preparación completa en prácticamente el 80 por ciento de los casos. Por otro lado, en algunas ocasiones también utilizamos otros insertos piezoquirúrgicos, así como un cincel para mover el injerto. Para nosotros, esta es una técnica de intervención muy eficaz.

¿Nos podría desvelar algunos consejos o trucos quirúrgicos que se apliquen en su clínica?

Bratu: Nos gusta utilizar la técnica de sándwich para realizar aumentos en la cara lateral del maxilar inferior. En este procedimiento, se utiliza la sierra piezoquirúrgica para preparar una tapa ósea, mientras que el fragmento crestal se fija con microtornillos. Entre medias, colocamos una combinación de hueso autólogo y material óseo adicional xenógeno. Y con ello obtenemos un rendimiento muy fiable. Asimismo, en los ranurados de la cresta alveolar del maxilar inferior, nunca se puede prescindir de cortes verticales suficientemente dimensionados, pues, de lo contrario, los huesos pueden fracturarse fácilmente.

¿Qué ventajas presenta en su opinión la piezocirugía para los tejidos de la cavidad bucal?

Bratu: Considero que la piezocirugía constituye un gran salto hacia delante en cirugía oral. Gracias a esta técnica, las preparaciones óseas resultan más sencillas y ligeras. Además, se pierde menos hueso, por ejemplo, en las extracciones. Este aspecto es muy importante en la zona estética, sobre todo cuando se ha planeado realizar un implante inmediato. Del mismo modo, la piezocirugía también es una apuesta segura para los tejidos blandos. Gracias a ella, las lesiones en la membrana del seno maxilar, así como las lesiones nerviosas cuando se realizan extracciones de injertos óseos, son prácticamente cosa del pasado. También hay datos que demuestran que se producen menos inflamaciones y molestias postoperatorias. Dicho sea de paso, la piezocirugía también permite preparar muy bien los tabiques de los senos maxilares. Y, por supuesto, no hay que olvidar que nuestros pacientes se ven beneficiados por la menor agresividad de esta técnica.

En su clínica de Timisoara se realizan sobre todo intervenciones quirúrgicas orales y procedimientos protésicos y reconstructivos, donde se concede una importancia especial a la implantología. ¿Utiliza su equipo Piezomed también para otras indicaciones?

Bratu: También utilizamos el equipo Piezomed para alargamientos quirúrgicos de coronas y en la cirugía periodontal.

Por último, una particularidad adicional del equipo Piezomed: ¿Qué importancia tiene la detección automática de los insertos en sí misma?

Bratu: Esta es sin duda una característica muy interesante, que ahorra tiempo y garantiza que siempre se trabajará con el ajuste de potencia correcto y la refrigeración adecuada. En particular en operaciones complejas y de gran envergadura, esto marca una clara diferencia respecto a otros sistemas.

Literatur

  1. Bratu, D. C., et al.; Rom J Morphol Embryol 2014. 55 (3): 909-913.
  2. Bratu, E. A., et al.; Clin Oral Implants Res 2009. 20 (8): 827-832.
  3. Bratu, E., et al.; Int J Oral Maxillofac Implants 2014. 29 (6): 1425-1428.
  4. Bratu, E., et al.; Int J Oral Maxillofac Implants 2015. 30 (2): 435-440.
  5. Felice P, et al.; Int J Periodontics Restorative Dent 2010;30:583-591.
  6. Grötz, K. A., et al.; Dtsch Zahnärztl Z 2011. 66 (6): 432-439.
  7. Jivanescu, A., et al.; Rom J Morphol Embryol 2015. 56 (2 Suppl): 753-757.
  8. Rahnama, M., et al.; Wideochir Inne Tech Malo Inwazyjne 2013. 8 (4): 321-326.
  9. Reside, J., et al.; Clin Implant Dent Relat Res 2015. 17 (2): 384-394.
  10. Schlee, M., et al.; Implant Dent 2006. 15 (4): 334-340.
  11. Sohn, D. S., et al.; Int J Periodontics Restorative Dent 2007. 27 (2): 127-131.
  12. Stubinger, S., et al.; J Oral Maxillofac Surg 2005. 63 (9): 1283-1287.
  13. Vercellotti, T.; Essentials in Piezosurgery: Clinical Advantages in Dentistry. Quintessence Publishing. 2009.
  14. Wallace, S. S., et al.; Int J Periodontics Restorative Dent 2007. 27 (5): 413-419.
  15. Wallace, S. S., et al.; J Evid Based Dent Pract 2012. 12 (3 Suppl): 161-171.